Literatura árabe clásica

27 noviembre 2008
Mujer tocando la flauta de caña

Mujer persa tocando la flauta de caña

La literatura árabe medieval supo asimilar tradiciones cercanas como la persa y la griega y alcanzó un esplendor y un refinamiento extraordinarios, sobre todo en los géneros de la lírica amorosa y la poesía religiosa. Árabes fueron o en lengua árabe escribieron gran parte de los artistas, filósofos, científicos e historiadores de mayor nivel que existieron entre el siglo VII y el XV.

Las capitales principales del vasto imperio islámico, desde Al-Ándalus hasta la India, desarrollaron una vida comercial, artística y cultural fascinante. Ciudades como Córdoba, Marrakech, El Cairo, Damasco o Bagdad fueron entonces emporios culturales sin parangón en Occidente, y las cortes de califas como Harún al Rashid junto al Tigris o Abderramán III junto al Guadalquivir albergaron a los más destacados ingenios de su tiempo.

Entre todas las obras de esta época quizá la que con más fortuna ha llegado a Occidente es la colección de cuentos titulada Las mil y una noches. De ella se han hecho versiones cinematográficas muy distintas, incluyendo las famosas animaciones de la factoría Disney. Como introducción a la historia de Sherezade y el sultán Shariar aquí os dejo el relato de la cuentacuentos Isabel Montero. Aquí tenéis una muestra:

https://youtu.be/BMp5i4fK8Yw

Para tener una idea general de tan vasto panorama, y especialmente de la brillante literatura producida en la España musulmana, os he hecho un resumen que os dejo aquí en forma de breves apuntes. Espero que os sirva y a través de él lleguéis a conocer un poco mejor a estos autores tan lejanos y cercanos a la vez, tan interesantes y, sin embargo, tan desconocidos para nosotros.

Salud.

Literatura árabe medieval 2012


Cuestionario sobre “Tristán e Iseo”

26 noviembre 2008
Tristán e Iseo en el barco

Tristán e Iseo en el barco

Después de la lectura y de mirar la película de Reynolds, llega el momento de analizar algunos aspectos interesantes del relato. Por ello os invito a completar el cuestionario adjunto y comentar entre todos las respuestas. Para ver, imprimir y descargar el archivo, visitad el siguiente enlace:

Guía de lectura de Tristán e Iseo (doc).

Contiene algunas actividades propias y otras tomadas en gran parte del dossier de lectura preparado por Montserrat Tarragó y Àngels Pérez para el seminario “El gust per la lectura” (XTEC, Servei d’Ensenyament del Català): El romanç de Tristan i Isolda, de Joseph Bédier.


Tristán e Iseo (o Isolda)

2 noviembre 2008
Tristan e Iseo

Tristan e Iseo

Al pensar en las más famosas parejas de la literatura universal, jamás faltan en Occidente Tristán e Iseo.  Su trágica historia conmueve desde hace más de mil años a personas de todas las edades, regiones y culturas, sin importar en cuál de sus innumerables formas y en qué idioma sea narrada, dramatizada o filmada. Y esto, aun cuando es un relato en esencia muy sencillo: inducidos por un filtro de amor, un hombre y una mujer se enamoran con tal pasión que nada puede separarlos. Su amor es tan fuerte que incluso muertos sobrevive y hace brotar de sus tumbas dos plantas que se entrelazan de manera tan inseparable como ellos anhelaron hacerlo en vida.

Las diferentes versiones de esta historia son de gran riqueza y colorido: una sarta de aventuras, de magníficos personajes, engaños y desafíos cortesanos, peligros, luchas y liberaciones, victorias, desgracias y decadencias sin fin. Pero en el fondo, todo esto no deja de ser un entorno decorativo, pues sólo son importantes el hombre y la mujer que se aman intensamente, que se vuelven uno, tanto en vida como en la muerte.

Para el lector de hoy la versión moderna más lograda y conocida quizá sea la del medievalista francés Joseph Bédier, frecuentemente traducida a otros idiomas. En castellano, contamos además con la excelente reconstrucción de Alicia Yllera, basada, como la de su colega francés, en las fuentes originales: los poemas medievales del francés Béroul, del anglo-normando Thomas yde  los alemanes Eilhart von Oberg yGottfried von Strasbourg.

Una excelente manera de introducirnos en la leyenda de Tristán e Isolda es a través de las actividades incluidas en el portal Edu.365, en la sección de Lecturas en lengua catalana. Allí encontrarás el vínculo a una interesante propuesta didáctica sobre la versión moderna de Joseph Bédier: Tristany i Isolda.

Pero empecemos por el principio, por los conceptos previos:

a) Intenta definir qué son cantares de gesta, novela cortesana y materia de Bretaña.

b) Localiza en un mapa los principales lugares de la historia: Cornualles, Tintagel, Irlanda, Bretaña…

c) Busca la versión castellana publicada en la editorial Alianza por Alicia Yllera. También está en formato pdf en este vínculo: Tristán e Iseo (versión de Alicia Yllera). O en éste: Tristán e Iseo (en Scribd).

d) También es muy buena la que hizo en francés moderno Joseph Bédier. Gran parte de ella se puede leer en Google books, en la traducción de Maria Fornaguera: Tristán e Isolda. Recientemente se ha publicado una nueva traducción al castellano por parte de Lluís Mª Todó: Tristán e Isolda, capítulo 1 (El Acantilado, 2011).

e) Localiza una de las últimas adaptaciones cinematográficas de la historia, la película Tristan + Isolde (2006) de Kevin Reynolds. La miraremos juntos, si no entera, al menos en parte, pero siempre después de la lectura.

f) Busca en Internet algunas otras referencias interesantes sobre la historia: Tristán e Iseo en el arte (página en inglés), el ensayo Mitos y arquetipos en Tristán e Isolda, etc. Aporta uno de tus hallazgos en forma de comentario a esta entrada.

f) Finalmente, salta a la entrada siguiente en que te dejo un cuestionario con actividades sobre la obra y prepáralo para comentarlo en clase. O si lo prefieres, accede directamente desde aquí: Cuestionario sobre Tristán e Iseo (doc)

g) Como curiosidad, en castellano hay una tempranísima versión de la novela caballeresca francesa que se puede consultar parcialmente en Google Books: Tristán de Leonís (Valladolid, 1501). Te invito a que le eches un vistazo.

h) Por último, sobre los viajes de Tristán, he hecho un mapa en Google Maps que podemos completar añadiendo fragmentos de la novela así como otros enlaces multimedia que resulten de interés. ¿Quién se anima a empezar?

Mapa de los viajes de Tristán

Mapa de los viajes de Tristán

Mapa de los viajes de Tristán en Google Maps


Dafne y Apolo

1 noviembre 2008
Apolo y Dafne, de Bernini

Apolo y Dafne, de Bernini

Carla y Cristina han aportado el mito de Dafne y Apolo. Os lo paso tal cual. La historia, como sabéis, la relata magistralmente Ovidio en el Libro I de sus Metamorfosis.

Apolo era hijo del dios Zeus y de Leto, hija de un titán. Era también llamado Délico, de Delos, la isla de su nacimiento, y Pitio, por haber matado a Pitón, la legendaria serpiente que guardaba un santuario en las montañas del Parnaso. En la leyenda homérica, Apolo era sobre todo el dios de la profecía. Su oráculo más importante estaba en Delfos, el sitio de su victoria sobre Pitón. Solía otorgar el don de la profecía a aquellos mortales a los que amaba, como a la princesa troyana Casandra.

Apolo era también un músico dotado, que deleitaba a los demás dioses tocando la lira. Era asimismo un arquero diestro y un atleta veloz, acreditado por haber sido el primer vencedor en los juegos olímpicos. Su hermana gemela, Ártemis, era la guardiana de las muchachas, mientras que Apolo protegía de modo especial a los muchachos. También era el dios de la agricultura y de la ganadería, de la luz y la verdad, y enseñó a los humanos el arte de la medicina.

Un día, cuando Apolo ya era mayor, encontró a Cupido con su flecha, y le advirtió que la dejara, ya que con ella había matado una serpiente, y que se fuera a otro lugar a jugar con sus flechas. Cupido, enfurecido, voló a una alta montaña y escogió dos flechas: a quien le tocase la primera huiría para siempre del amor, y al que le tocase la segunda se enamoraría perdidamente del otro.

Dafne, una dríade o ninfa de los árboles, que vivía en el bosque, fue la primera víctima de Cupido, y al atravesarle la flecha el corazón, fue a suplicarle a su padre, el dios río Peneo, que nunca la obligara a casarse, lo cual él tuvo que aceptar y también prometer que siempre la libraría de sus perseguidores. Luego, Cupido lanzó a Apolo la segunda flecha cuando estaba cerca de Dafne, con lo cual se enamoró perdidamente de aquella niña de cabello salvaje y vestimenta de pieles. Al verla, Apolo la saludó, pero ella echó a correr hacia el interior del bosque. Él le gritaba que no era un campesino, que era un dios y había matado una serpiente, pero ella corría y corría. Cuando la doncella ya no podía más y oía la respiración del Dios en su cabello gritó: ¡Ayúdame, padre! Enseguida, las piernas se le empezaron a hacer leñosas, y se convirtió en un árbol de laurel, en el cual sólo quedaba de ella su exquisito encanto. Apolo se aferró al tronco y besándolo dijo: Siento que tu corazón late en esta corteza. Luego, con la madera hizo un arpa y unas flechas; y con las hojas hizo guirnaldas para su frente. Decía que era para recordar que siempre sería joven y verde, ella, su primer amor.”

A continuación os dejo dos sonetos muy distintos sobre este asunto. El primero es de Garcilaso de la Vega y trata el tema con delicadeza y sensibilidad, en la línea de la armonía renacentista, identificando la voz del poeta con el sentimiento del amante que no puede alcanzar el objeto de su pasión. El segundo, en cambio, es una versión satírica de Francisco de Quevedo, una pura parodia mitológica de las que tanto se estilaban en el Barroco. Este último es francamente divertido e irreverente, pero también un poquito más difícil de entender, por lo que quizá necesita algunas notas aclaratorias. Os convido a leerlos y preparar un breve comentario para revisarlo en clase.

TEXTO 1: Soneto XIII

A Dafne ya los brazos le crecían,
y en luengos ramos vueltos se mostraban;
en verdes hojas vi que se tornaban
los cabellos que el oro escurecían.

De áspera corteza se cubrían
los tiernos miembros, que aún bullendo estaban:
los blancos pies en tierra se hincaban,
y en torcidas raíces se volvían.

Aquel que fue la causa de tal daño,
a fuerza de llorar, crecer hacía
este árbol que con lágrimas regaba.

¡Oh miserable estado! ¡oh mal tamaño!
¡Que con llorarla crezca cada día
la causa y la razón por que lloraba!

TEXTO 2: A Apolo siguiendo a Dafne

Bermejazo platero de las cumbres,
a cuya luz se espulga la canalla:
la ninfa Dafne, que se afufa y calla,
si la quieres gozar, paga y no alumbres.

Si quieres ahorrar de pesadumbres,
ojo del cielo, trata de compralla:
en confites gastó Marte la malla,
y la espada en pasteles y en azumbres.

Volvióse en bolsa Júpiter severo;
levantóse las faldas la doncella
por recogerle en lluvia de dinero.

Astucia fue de alguna dueña estrella,
que de estrella sin dueña no lo infiero:
Febo, pues eres sol, sírvete de ella.