Carpe diem

Y siguiendo con los tópicos latinos, hoy os propongo recordar el fragmento de El club de los poetas muertos (1989) en que el profesor Keating invita a sus alumnos del colegio Welton a escuchar la voz de sus antecesores. Están todos frente a las vitrinas de la sala de trofeos cuando de pronto se escucha un susurro misterioso… ¿Recordáis qué les dicen los muertos a los vivos desde sus fotografías amarillentas?

Otra escena memorable es aquella en que el profesor pide a sus alumnos que piensen por sí mismos en la clase de poesía, que se dejen de medir versos y buscar recursos retóricos, y se concentren en el sentido del texto. Porque lo primero -no lo olvidemos nunca- es la emoción, la impresión personal, la huella que dejan las palabras en nuestra mente… Y si no sentimos esa emoción propia y auténtica, es muy difícil entender de verdad la literatura. ¿Estáis de acuerdo?

El día de hoy no se volverá a repetir. Vive intensamente cada instante. Lo que no significa alocadamente, sino mimando cada situación, escuchando a cada compañero, intentando realizar cada sueño positivo, buscando el éxito del otro y examinándote de la asignatura fundamental: el amor. Para que un día no lamentes haber malgastado egoístamente tu capacidad de amar y dar vida.

El club de los poetas muertos (1989) es una película norteamericana dirigida por Peter Weir.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: