El guardián entre el centeno

Salinger en 1952, por Anthony Di Gesu

Salinger en 1952, por Anthony Di Gesu

La vida y la obra de Jerome David Salinger (1919-2010) han estado sujetas a polémica y reverencia a partes iguales desde que en 1951 publicó su obra más conocida: El guardián entre el centeno. Esta novela de iniciación juvenil, también conocida como El cazador oculto según el título de su primera versión al castellano, se convirtió pronto en todo un mito literario y a día de hoy  constituye un referente ineludible de la cultura universal contemporánea.

En relación directa con la llamada Beat Generation norteamericana -en la que destacaron especialmente Ginsberg, Kerouac y Burroughs-, así como con los movimientos contraculturales que sacudieron Estados Unidos durante los años 50 y 60 del pasado siglo, El guardián entre el centeno ha sido desde su publicación todo un símbolo de la rebeldía y las dudas adolescentes para millones de lectores.

Para entender mejor el contexto social en que se publica la obra, hija de su tiempo y a la vez rara avis, genuina y solitaria, te sugiero que visites la entrada publicada por David Sánchez en el blog Blaschillerato:

Salinger y su contexto: los años 50.

Jóvenes neoyorquinas, década de los 50

Tras participar como miembro del servicio de contraespionaje americano en Europa durante la II Guerra Mundial, experiencia que le marcó proundamente, J. D. Salinger empezó a colaborar en la prestigiosa revista literaria The New Yorker, en la que publicó varios de sus relatos breves, muchos de los cuales fueron posteriormente recopilados en la selección Nueve cuentos (Nine stories, 1953).

Entre todos ellos destaca una historia que es considerada habitualmente una de las mejores de la narrativa corta moderna: Un día perfecto para el pez banana (aquí adaptada como cortometraje). Si quieres leerla -algo que te recomiendo encarecidamente- y conocer algo mejor a la inclasificable familia Glass, puedes hacerlo a través de cualquiera de los siguientes enlaces:

  1. Un día perfecto para el pez banana
  2. Un día perfecto para el pez plátano (texto y cuestiones)

En este cuento, así como en la novela que da título a esta entrada, aparece un tema que será recurrente en el universo literario de Salinger: la agilidad y perspicacia mental de personajes trastornados que encuentran en la inocencia, en la inteligencia y en la gracia de los niños una luz de esperanza e incluso una vía de redención para su sufrimiento.

La novela cuenta en primera persona lo que le pasa al joven Holden Caulfield cuando lo expulsan del colegio de élite Pencey Prep (web ficiticia) un viernes por la tarde, poco antes de las vacaciones de Navidad. Tras pasar la mañana del sábado con el equipo de esgrima, visitar a uno de sus profesores y pasar una frustrante tarde de cine con un par de compañeros, Holden decide escaparse del internado sin avisar a nadie y pasar unos días solo en la ciudad de Nueva York, haciendo lo que le apetezca.

El relato de sus aventuras a lo largo de los dos días y medio siguientes, en los que pasará por experiencias sexuales, sentimentales e intelectuales de muy distinto tipo, y en los que conocerá desde la absoluta felicidad de ser totalmente libre hasta la más profunda soledad y el más terrible desengaño vital, ocupan los 26 capítulos de que consta el libro. Todo ello, eso sí, contado con un enorme sentido del humor y desde un punto de vista absolutamente original: el de un cáustico e irónico estudiante que cree -a sus diecisiete años escasos- ser muy listo y estar de vuelta de todo.

Salinger nunca concedió entrevistas, vivió casi recluido en una gran casa de campo situada en un pueblo de New Hampshire y llevó una existencia solitaria y atormentada de la que su familia directa fue a la vez testigo excepcional y víctima voluntaria.  Muy pronto se negó a participar de la vida literaria de su época, quizá pensando que la fama y el dinero tendrían un efecto pernicioso en su arte y en su independencia ideológica. Durante largas temporadas, dejó de escribir y vivió dedicado a la práctica del budismo zen y a la observación artística de la realidad. Mantuvo escasa correspondencia con amigos y colegas, se negó a introducir ilustraciones y textos complementarios en las portadas y contraportadas de sus libros, persiguió legalmente a todos los que intentaron publicar algo sobre él sin su permiso y se ganó una merecida fama de raro, huraño e irascible, tanta que ni siquiera se tienen fotografías públicas suyas posteriores a la década de los 50.

Tras una decepcionante adaptación hollywoodiense de uno de sus primeros cuentos, el Salinger maduro nunca volvió a permitir que sus obras fueran trasladadas al cine, a pesar de las insistentes demandas que se le hicieron en este sentido. Su relación con el séptimo arte fue por tanto de amor y de odio a la vez, tal y como le pasaba a Holden Caulfield. No obstante, hay dos filmaciones sobre Salinger de gran interés. La más relevante hasta la fecha es Descubriendo a Forrester (2000) de Gus van Sant, una película de ficción en que, aunque no se le cita nunca, el personaje central de la historia es un escritor excepcional, desaparecido de la vida pública desde su juventud y convertido en un mito:

Y la segunda -y más importante- es que parece que este año 2012 (pero quién lo sabe de cierto) verá la luz un esperado documental sobre la vida del escritor que -al parecer- contiene fragmentos en que aparece el propio Salinger, aparte de los testimonios de numerosos amigos y admiradores suyos. Es un proyecto del guionista Shane Salerno que, según parece, arrojará luz sobre varios momentos cruciales de su vida: desde su traumática experiencia militar interrogando a nazis hasta sus desengaños amorosos y sus frustraciones profesionales. El libro, escrito a medias con David Shields, se llamará simplemente Salinger.

El cuestionario que te propongo para trabajar en clase la lectura es accesible desde el siguiente enlace. Tiene formato Word, así lo podrás modificar a tu gusto para contestarlo:

Cuestionario “El guardián entre el centeno”

Para terminar, te doy una breve selección de páginas sobre Salinger en la red. En inglés, aparte del vídeo de presentación anterior, te recomiendo dos visitas:

  • El portal de análisis literario Spark Notes, que nos proporciona una excelente guía de lectura de la obra, con indicaciones capítulo a capítulo, resúmenes y propuestas de escritura. Resumen en vídeo:

En castellano, te pueden resultar interesantes los siguientes enlaces:

Además, dos buenas introducciones generales a la obra de Salinger nos las proporcionan la guía de lectura preparada por la Biblioteca de La Rioja y la presentación de las peripecias de Holden en La Gran Manzana que nos facilita la Biblioteca de Huelva.

NOTA SOBRE LA TRADUCCIÓN

Tanto como sobre el autor, hay cierta polémica sobre la traducción del libro, empezando por el propio título, en origen vertido como El cazador oculto (1961) por Manuel Méndez en Argentina (accesible aquí) y luego traducido en España como El guardián entre el centeno. Dejando aparte las disquisiciones sobre el título como propone Rodrigo Fresán, me centraré en un detalle curioso como lo es el hecho de que existan actualmente en el mercado dos traducciones diferentes de la obra realizadas por la misma autora, Carmen Criado Fernández, y ambas publicadas en la misma editorial: Alianza. Una es de 1978 y la otra, mucho más reciente, de 2006.

Personalmente, me quedo con la primera, quizá no tan literal y ajustada al original como debiera -de lo que se le ha acusado en algunas ocasiones-, algo proclive a suavizar la dureza de las expresiones malsonantes de la versión inglesa, y quizá también ya algo desfasada respecto al lenguaje juvenil de hoy día, pero creo que con más encanto y calidad literaria que la nueva.

Traducir es traicionar, ya se sabe, por lo que lo principal en cualquier traducción es traicionar lo mínimo posible al autor e intentar acercar la obra al lector manteniendo el espíritu del texto y buscando los mejores equivalentes, también en cuanto a los registros empleados. Sin embargo, no podemos olvidar que se trata de una obra escrita hacia 1948 y que la crudeza del lenguaje de Holden, que tanto escándalo generó en su momento, tampoco puede compararse ni de lejos con el lenguaje ofensivo que aparece cotidianamente en tantas letras de rap o hip hop por ejemplo. Para mí, el estilo más cuidado, los eufemismos -que algunos achacan muy convincentemente a una cierta autocensura de la traductora- y el regusto un pelín añejo de las palabrotas y las expresiones coloquiales que aparecen en la versión primera resultan preferibles a esa mayor fidelidad al lenguaje grosero y vulgar del personaje que predomina en la segunda.

Otra opinión -muy ponderada- a cargo de Cristina Gómez y un análisis comparativo excepcional entre el original y las dos versiones de Carmen Criado como el que nos ofrece Julián Rodríguez en su página sobre Novela y traducción pueden ayudarnos a tener más datos para juzgar el asunto:

Análisis de la traducción de “El guardián entre el centeno”.

2 respuestas a El guardián entre el centeno

  1. Una entrada completísima, Francisco, que tendré que leer con más calma. “El guardián entre el centeno” es una de las lecturas que he recomendado a mis alumnos de 3º para este trimestre que empezamos mañana. Suelen escogerla los alumnos más maduros, a ver este curso qué tal resulta. Así que me viene tu reseña como anillo al dedo. ¡Un saludo!

  2. Licenciado K dice:

    Gracias, Carlota, por tu comentario. Es una lectura que no deja a nadie indiferente. Yo la propongo en Literatura Universal de 1º de Bachillerato y el resultado suele ser muy satisfactorio. Saludos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: