La aventura equinoccial de Lope de Aguirre

 

La aventura equinoccial de Lope de Aguirre” es una fascinante novela de Ramón José Sender publicada en 1964 que relata la expedición organizada por Pedro de Ursúa a través del río Marañón y el Amazonas en busca del mítico territorio de El Dorado y la posterior serie de asesinatos cometidos por el aventurero vasco Lope de Aguirre, resultante en una improvisada fundación de un efímero reino americano regido por él mismo y separado de la monarquía española.

Como tantas empresas disparatadas emprendidas por los conquistadores españoles de América, la historia de Aguirre es una mezcla de ambición, crueldad y resistencia sin límites frente a las adversidades. También, una metáfora terrible de hasta qué punto puede llegar el ser humano en su depravado ansia de dominio y poder.

Sobre este relato el director Werner Herzog, uno de los más destacados representantes de la corriente cinematográfica llamada Nuevo Cine Alemán, trazó el guión de una película extraña y turbadora que nos sumerge en una de las peores pesadillas de la historia universal: Aguirre, la cólera (o la ira) de Dios, 1972.

ARGUMENTO

La película narra libremente el viaje realizado por el explorador español Lope de Aguirre y un grupo de conquistadores en busca de la mítica ciudad de El Dorado. La expedición, al mando de Gonzalo Pizarro (Alejandro Repullés), parte de Perú en septiembre de 1560 y, tras atravesar penosamente los Andes, se interna en la selva hasta llegar al río Marañón. Son más de un centenar de soldados, acompañados de unos pocos esclavos negros y una multitud de prisioneros nativos que hacen de porteadores.

El día de Nochevieja la expedición está muy mermada de recursos y apenas puede penetrar en la selva arrastrando cañones, caballos y una gran impedimenta, por lo que Pizarro ordena avanzar en solitario a un grupo de cuarenta hombres para reconocer el terreno. A pesar del peligro de las fuertes corrientes, la idea es construir con troncos tres balsas y seguir el descenso hacia el Amazonas. Pizarro elige como comandante de la avanzada a Pedro de Ursúa (Ruy Guerra) y, tragándose sus suspicacias, sitúa a Lope de Aguirre (Klaus Kinski) como su segundo. En el grupo viajan también un miembro de la alta nobleza española, Fernando de Guzmán (Peter Berling), el hermano Gaspar de Carvajal (Del Negro) y dos mujeres: la prometida de Ursúa, Inés de Atienza (Helena Rojo), y la hija adolescente de Aguirre, Flores (Cecilia Rivera). Si el grupo no regresa con buenas noticias al cabo de una semana, el grueso del convoy regresará a Lima.

Durante el viaje por el río una de las balsas se ve atrapada en un remolino sin que el resto pueda hacer nada excepto esperar impotentes en la otra orilla. Tras una noche de gritos y pesadilla, la embarcación aparece varada y casi toda la tripulación muerta por arma de fuego en cubierta. Los dos esclavos indios que la guiaban han desaparecido. Ursúa propone entonces rescatar los cadáveres para darles un entierro cristiano, pero Aguirre, cegado por la ambición de encontrar El Dorado cuanto antes, no quiere retrasos en el viaje y ordena a Perucho, uno de sus secuaces, que dispare el cañón y la hunda.

Durante la noche siguiente, una crecida del río barre las balsas restantes, por lo que la vuelta atrás parece cada vez más difícil. Llegado a su fin el tiempo establecido para la misión, Ursúa decide regresar por tierra con Pizarro. En ese momento, Aguirre se rebela contra su jefe y poniendo el ejemplo de la gesta de Hernán Cortés en México, propone construir otra balsa y seguir adelante. Para lograrlo, coacciona a los no convencidos mediante falsas promesas y el asesinato de los disidentes, hace prisionero a Ursúa –al que acusa de alta traición-, y finalmente propone a Guzmán como nuevo líder de la expedición. A éste, vanidoso y glotón, le convence de que será Emperador de El Dorado, el hombre más rico y poderoso del mundo, y le empuja a escribir una carta a Felipe II en la que le informa deque se independiza de España y se nombra a sí mismo señor de todos los territorios que vayan conociendo a ambas orillas del Amazonas. Por supuesto, Aguirre se reserva el puesto de jefe de su ejército.

Desde ese momento la expedición es una delirante huida hacia delante, jalonada de miedo, hambre, locura y destrucción en la que la voluntad férrea de Aguirre por encontrar el Dorado irá mutándose en sueños cada vez más disparatados de gloria y poder a medida que mueren uno a uno todos sus hombres.

AGUIRRE

Herzog siempre ha tenido una clara predilección por los antihéroes, por personajes rebeldes y megalómanos, decididos a cumplir sus proyectos a toda costa, aunque estén abocados desde el principio al fracaso, como sucede también en “Fitzcarraldo” (1982). En este caso Herzog retrató a un tipo sin escrúpulos, maldad en estado puro que, sin embargo, no deja de resultar fascinante por su fiereza, la firmeza de sus convicciones, su sagacidad y su conocimiento de las flaquezas del alma humana. Y para darle forma recurrió a un actor tan genial y perverso como Klaus Kinski, un auténtico especialista en encarnar a personajes desequilibrados. Kinski, como Aguirre, está enorme sin despeinarse, mostrando su carácter agrio y soberbio con largos silencios, frases cortas y miradas penetrantes.

Meticuloso hasta el extremo, obsesivo y maniático, Herzog chocó tanto con Kinski durante el rodaje que éste –a pesar del extraordinario sueldo que cobraba- decidió abandonar el film y -según algunas fuentes- el director llegó a amenazarle de muerte con una pistola, lo que no evitó después una reconciliación amistosa, que por fin terminara la película e incluso que colaboraran estrechamente durante una larga temporada (como en “Nosferatu, fantasma de la noche”, “Woyceck” o la ya citada “Fitzcarraldo”) y que incluso, después de múltiples desencuentros, filmara un documental sobre su otrora amigo y actor fetiche (“Enemigo íntimo”, 1999).

LA SELVA

El rodaje en la selva amazónica resultó especialmente duro y entrañó no pocos conflictos entre los participantes (el director, los actores y los técnicos), así como con las comunidades locales. Esa tensión está en la película desde el comienzo y redunda en su beneficio. Es vivísima en la lenta navegación por el río y resulta aún mayor en el segundo tramo de la película, en el que sabemos que los personajes penetran en un territorio cada vez más hostil y desconocido camino de su propio aniquilamiento físico y mental, como en “El corazón de las tinieblas” de Conrad.

Sin embargo, los indígenas que aparecen en la película no son la encarnación del mal y la barbarie. Al contrario, se nos muestran como los únicos personajes verdaderamente nobles y dignos, las verdaderas víctimas de la brutal historia de la Conquista Española del continente. Como en el clásico de Conrad, ambientado en el río Congo en el siglo XIX, lo que nos muestra este film es la brutalidad de la civilización europea y el fanatismo de la religión cristiana, incapaz de hacerse entender por los indios, tratados siempre como esclavos a pesar de tener alma y por tanto ser hijos de Dios. En definitiva, la cinta nos presenta en toda su crudeza la locura criminal que supuso la Conquista de América, pero también los puros ideales (patria, honor y gloria) del guerrero/caballero renacentista criado en las cortes de Europa, en contraste –muy Siglo de Oro- con la terrible realidad que veían y sentían tan a menudo todos aquellos desharrapados y ambiciosos soldados: el hambre, la traición, el robo, la lucha por el poder, la muerte…

VIRTUDES DEL FILM

Entre los méritos más destacables de la película me gustaría señalar los siguientes:

1) La VEROSIMILITUD o la verdad dramática que contiene, a pesar de la desmesura y de la extravagancia absoluta de la historia que cuenta. Esa autenticidad se ve reforzada por el rodaje realizado con pocos medios y efectos especiales en los lugares donde sucedieron los hechos y en condiciones especialmente difíciles y por el hecho de contar con cierto número de actores no profesionales (de hecho participaron gran número de indígenas) y en la cinta original se escuchan a menudo sus lenguas.

2) La capacidad de Herzog para IMPROVISAR sobre un guión mínimo y a la vez muy original. La película está contada en forma de diario, a partir de las anotaciones del misionero Gaspar de Carvajal –el cual en la realidad acompañó a Orellana en su viaje por el Amazonas-, tiene poco diálogo y abunda en planos largos y espectaculares del paisaje amazónico. Muestra de ello es el final de la película, cambiado respecto al guión pues éste preveía una llegada explícita de Aguirre al Océano Atlántico –como así sucedió en la realidad- el cual se sustituyó por una escena confusa y delirante en la que vemos a Aguirre desfallecer entre alucinaciones mientras el río se ensancha en medio de un sol justiciero. Esa desnudez, la potencia visual de la filmación, a veces cuajada de gotas de lluvia y con el balanceo de la balsa como perspectiva, le otorgan una fuerza enorme.

3) Su carácter SIMBÓLICO. El final de la película es un apocalipsis impactante, un trávelin circular sobre la balsa llena de cadáveres y cuerpos agonizantes en que el único que se sostiene todavía en pie es Aguirre fantaseando sobre su poder para derrocar a la Corona de España y conquistar no sólo el Amazonas sino toda la América ya dominada por los europeos.

3) La presencia abrumadora de la NATURALEZA, el paisaje vivo y amenazante siempre, en forma de flechas envenenadas, tribus antropófagas o crecidas desmesuradas del río.

4) El SENTIDO TRÁGICO de la historia, ya intuido desde las primeras frases en que Aguirre se enfrenta con tozudez y soberbia a Pizarro y le intenta disuadir de que siga adelante en la empresa para poder ser él el único en conquistar un nuevo territorio. Es un camino a la destrucción inevitable que se desarrolla de manera implacable y sin tregua desde la primer escena, sin divergencias. Así, partiendo de una historia mínima y de diálogos en que no se explican apenas detalles de la acción ni del contexto, la película nos ofrece una visión de la irracionalidad humana en contrapunto con la riqueza exuberante de la selva.

5) Las muy trabajadas y memorables INTERPRETACIONES de un grupo de actores que estaban viviendo una auténtica pesadilla, las cuales dotan a la cinta de un magnetismo impresionante. Entre éstas, por supuesto, la del protagonista Klaus Kinski, hoy defenestrado como persona a raíz de las revelaciones de una de sus hijas sobre los abusos sexuales que cometió contra ella, pero considerado unánimemente un gran actor a pesar de todo. Un poco como Brando, el loco peligroso de “Apocalypse Now” (1979) de Francis Ford Coppola, película con la que guarda tantas similitudes en el fondo y en la forma. Curiosamente, el tema del incesto aparece también en el delirio final que sufre Aguirre ya cerca del mar, cuando planea casarse con su propia hija para fundar en América una dinastía del todo “pura” que gobierne por siglos en aquellas tierras. Esta frase es quizá el remate, el punto de locura que le faltaba para equipararlo a una especie de Hitler a pequeña escala: el hombre dispuesto a conducir a la muerte a todos los suyos –y al resto, claro, los inferiores- para realizar sus sueños de grandeza.

6) La hipnótica MÚSICA EXPERIMENTAL del grupo Popol Vuh que subraya continuamente las escenas dotándolas de un carácter inquietante y extraño. Una música visionaria y mágica, como esta película, difícil de dejar de ver pero también de apreciar en todo su valor sin sentir un gran horror por la condición humana.

CURIOSIDADES

1) “La aventura equinoccial de Lope de Aguirre” también sirvió de fuente principal a Carlos Saura para realizar la superproducción española “El Dorado” (1988), un gran fracaso de crítica y público que, sin embargo, no deja de ser una buena película también, muy distinta de la de Herzog, eso sí.

2) La película de Herzog es alemana a todos los efectos (se titula “Aguirre, der Zorn Gottes”), pero la versión original es inglesa. De hecho se rodó íntegramente en inglés con un reparto internacional en que primaron los artistas latinoamericanos que conocían este idioma pero no el alemán. La voz original de Kinski habla por eso en inglés y como se negó a doblarse a sí mismo, la versión alemana fue realizada por otro actor.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: