La muerte y el caballero

6 noviembre 2012

Knight-Death-and-the-Devil

Tomando como ilustración esta famosa imagen de Durero (El caballero, la Muerte y el Diablo, 1513), os propongo hoy un ejercicio de literatura comparada entre varias narraciones diferentes:

ACTIVIDADES

Sigo en parte las propuestas sugeridas por Julián Rodríguez en su Antología de Literatura Universal comparada (Murcia, 1991), págs. 242-243.

1. ¿Qué elementos fantásticos aparecen en el relato de Juan Benet?

2. ¿Qué convenciones sociales sobre la muerte se rompen en él?

3. ¿Qué visión general de la Muerte se nos ofrece en este cuento?  Y más específicamente, ¿qué sentido tiene la frase “una cualquiera” aplicada a ese personaje?

4. ¿En qué difiere el carácter de la Muerte aquí respecto al del resto de narraciones?

5. ¿Qué diferentes finales se nos dan para el cuento básico de Cocteau?

6. Inventa algún otro desenlace posible.

NOTAS DE APOYO

El artículo de Miguel Díez R. analiza el cuento de Cocteau, explica su origen como apólogo de la tradición oriental, y lo pone en relación con diversas versiones modernas del mismo, haciendo especial hincapié en las escritas  en castellano: “El gesto de la muerte”: aproximación a un famoso apólogo  (Espéculo, 2009).

María Josefa Diez de Revenga apunta las semejanzas principales entre El Conde Lucanor de Don Juan Manuel y los relatos de Trece fábulas y media de Benet en otro interesante artículo titulado La narración ejemplar.

Además de los textos anteriores, resulta muy recomendable la lectura de El caballero y la muerte, una novela negra publicada en 1988 por Leonardo Sciascia. Ambientada en Sicilia durante los años 80 del pasado siglo, cuenta la lucha de un comisario de policía enfermo de cáncer terminal que lucha por esclarecer el asesinato de un abogado implicado en una trama de corrupción política. Toda una leccion de ética y de estética en forma de relato breve.


Carpe diem

18 noviembre 2009

Y siguiendo con los tópicos latinos, hoy os propongo recordar el fragmento de El club de los poetas muertos (1989) en que el profesor Keating invita a sus alumnos del colegio Welton a escuchar la voz de sus antecesores. Están todos frente a las vitrinas de la sala de trofeos cuando de pronto se escucha un susurro misterioso… ¿Recordáis qué les dicen los muertos a los vivos desde sus fotografías amarillentas?

Otra escena memorable es aquella en que el profesor pide a sus alumnos que piensen por sí mismos en la clase de poesía, que se dejen de medir versos y buscar recursos retóricos, y se concentren en el sentido del texto. Porque lo primero -no lo olvidemos nunca- es la emoción, la impresión personal, la huella que dejan las palabras en nuestra mente… Y si no sentimos esa emoción propia y auténtica, es muy difícil entender de verdad la literatura. ¿Estáis de acuerdo?

El día de hoy no se volverá a repetir. Vive intensamente cada instante. Lo que no significa alocadamente, sino mimando cada situación, escuchando a cada compañero, intentando realizar cada sueño positivo, buscando el éxito del otro y examinándote de la asignatura fundamental: el amor. Para que un día no lamentes haber malgastado egoístamente tu capacidad de amar y dar vida.

El club de los poetas muertos (1989) es una película norteamericana dirigida por Peter Weir.


Ubi sunt

17 noviembre 2009

Aunque el tópico del Ubi sunt presente en las Coplas de Jorge Manrique parezca algo del pasado -una serie de preguntas retóricas sobre los que nos precedieron-, no ha perdido su sentido en absoluto y seguimos encontrándolo en la música, en la literatura y en el cine de hoy. Porque en todas partes hay artistas que se preguntan qué fue de tanto esplendor y tanta felicidad de que aún se guarda memoria. Son preguntas que se hacen y nos hacen, sobre cómo gastamos nuestra vida, sobre si hacemos o no lo correcto, sobre si no estamos a menudo demasiado empeñados en hacer daño a los demás,  usando palabras injustas, sembrando odios  y cometiendo mezquindades.

Entre otros ejemplos, el Ubi sunt es la raíz de la vieja y muy conocida canción Where have all the flowers gone? de Pete Seeger, todo un himno del movimiento pacifista originado en los años 60 que todavía hoy sigue siendo un emocionante recordatorio de la vanidad de las cosas humanas.

WHERE HAVE ALL THE FLOWERS GONE

Where have all the flowers gone?
Long time passing
Where have all the flowers gone?
Long time ago
Where have all the flowers gone?
Girls have picked them every one
When will they ever learn?
When will they ever learn?

Where have all the young girls gone?
Long time passing
Where have all the young girls gone?
Long time ago
Where have all the young girls gone?
Taken husbands every one
When will they ever learn?
When will they ever learn?

Where have all the young men gone?
Long time passing
Where have all the young men gone?
Long time ago
Where have all the young men gone?
Gone for soldiers every one
When will they ever learn?
When will they ever learn?

Where have all the soldiers gone?
Long time passing
Where have all the soldiers gone?
Long time ago
Where have all the soldiers gone?
Gone to graveyards every one
When will they ever learn?
When will they ever learn?

Where have all the graveyards gone?
Long time passing
Where have all the graveyards gone?
Long time ago
Where have all the graveyards gone?
Covered with flowers every one
When will we ever learn?
When will we ever learn?

Letra y música de Pete Seeger, 1961