Proverbios y cantares

6 octubre 2011

Con la letra de varias estrofas de “Proverbios y cantares” (Campos de Castilla, 1912-1917) de Antonio Machado, Joan Manuel Serrat compuso una canción que se ha revelado intemporal.

La profundidad filosófica revestida de sencillez de los versos del andaluz cobra vida nueva con la música del cantautor catalán. Todo un homenaje que se explicita en el final (“Murió el poeta lejos del hogar…”) y en el título completo del disco: Dedicado a Antonio Machado, poeta (1969).

Dedicada a todos mis alumnos de este año del Instituto de Roquetes.

¡Feliz curso y feliz viaje!

Enlaces de interés:

La obra poética de Antonio Machado, de José A. Serrano Segura.


Música de las esferas

25 marzo 2010

Francisco Salinas

La música como medio de elevarse de la realidad mezquina y huir de la mediocridad de este mundo. El arte como vía hacia lo mejor del ser humano, libre de envidias y recelos, contemplando la grandeza del universo y la melodía secreta que resuena en el movimiento de las estrellas: matemáticas puras, círculos que giran en movimiento acompasado, armonía intrínseca de los astros, fuente de paz que brota inagotable de la perfección innata de lo creado.

Y por encima de todo, la amistad entre dos espíritus hermanos en este valle de lágrimas, dos almas nobles que cruzan sus caminos y se reconocen y se estiman: Fray Luis de León (1527-1591) y Francisco Salinas (1513-1590),

Como acompañamiento musical al texto de la Oda III del poeta salmantino, os sugiero la breve y deliciosa Romanesca [clica en el enlace para escucharla] recopilada por el maestro Salinas en sus Siete libros de Música.

ODA III A Francisco Salinas de Fray Luis de León (Documento en PDF con el texto y preguntas para el comentario)


Desde la torre

16 marzo 2010

Del amor a los libros y a la literatura se ha escrito mucho. De la necesaria soledad para entenderlos, de la compañía gustosa que ofrecen y de su utilidad como refugio frente a la adversidad, también. Sobre esos amigos de papel, siempre dispuestos a conversar sin pedir nada a cambio, trata este soneto de Quevedo que figura entre mis preferidos. En él muestra su cara más humanista e intelectual, tocada de cierto ascetismo y  desengaño barroco.

Es una noche de invierno. La lluvia golpea en los cristales pero el fuego del hogar nos reconforta. Tenemos tiempo libre y un buen libro a mano… ¿A quién no le apetece?

En vídeo, os pongo la versión musicalizada por Vicente Monera. Abajo, el texto del poema.

Desde la torre

Retirado en la paz de estos desiertos,
con pocos, pero doctos libros juntos,
vivo en conversación con los difuntos
y escucho con mis ojos a los muertos.

Si no siempre entendidos, siempre abiertos,
o enmiendan, o fecundan mis asuntos;
y en músicos callados contrapuntos
al sueño de la vida hablan despiertos.

Las grandes almas que la muerte ausenta,
de injurias de los años, vengadora,
libra, ¡oh, gran don
Iosef!, docta la emprenta.

En fuga irrevocable huye la hora;
pero aquélla el mejor cálculo cuenta
que en la lección y estudios nos mejora.

Francisco de Quevedo (1580-1645)

NOTA: “La torre” se refiere a la Torre de Juan Abad, pueblo manchego en el que el poeta madrileño tuvo algunas posesiones y que se convirtió en su lugar de  retiro de la vida cortesana.


Papa, cuéntame otra vez

26 febrero 2010

 

Me quedo con ganas de reivindicar el sentido poético de tantas y tantas canciones de antes y de ahora, de hace unos años y de anteayer, de los clásicos cantautores de los 60 y de los modernos grupos de pop-rock que sacan hoy sus letras desde lo más hondo para denunciar las mentiras de los poderosos y para reivindicar un mínimo de justicia y compromiso con los demás. Porque todavía hay gente que tiene la necesidad de intentar cambiar, aunque sea sólo un poquito, este mundo a veces tan desagradable y difícil de entender en que vivimos. Cuestión de mínima coherencia,  ética y estética.

Como aperitivo a la lista que prometo, os invito a escuchar una de las mejores canciones de protesta de los últimos tiempos. Aunque es de 1997, parece escrita ayer. Se llama Papa, cuéntame otra vez de Ismael Serrano y creo que se merece el mismo análisis de texto que cualquier gran poema porque además de su innegable belleza literaria y musical, contiene toda una lección de historia, de sociología y de política.

El conflicto generacional de los 60 planteado de nuevo en los 90 o ya en pleno siglo XXI: frente a los padres que ya lucharon un rato en las barricadas y tienen su conciencia tranquila, la conciencia de algunos jóvenes –o no tanto- que no se resignan a dejarse arrastrar por la apatía y el conformismo glotón de esta democracia anestesiada y bienpensante en que vivimos. ¿Alguien se atreve con el comentario?

Papa, cuéntame otra vez
Papa, cuéntame otra vez (Ismael Serrano)

Para ver el vídeo con letra, pulsa en la imagen o aquí 

Página oficial de Ismael Serrano: http://www.ismaelserrano.com/

Otra canción emblemática de Ismael Serrano en Youtube: Caperucita (el cuento al revés)


La atracción del abismo

30 enero 2010

Autosuficiencia, de "Parálisis Permanente"

Para ver el vídeo, pulsar en la imagen o aquí

De la atracción romántica por lo oscuro y misterioso, de la rebeldía juvenil y del deseo de vivir al límite, siempre deprisa y en el lado salvaje de la vida, tenemos una buena muestra en la eclosión de grupos de punk-rock que se dio en España en los años 80. A imitación de la “movida” punk de Londres en aquella época, aquí surgieron conjuntos tan interesantes como Siniestro Total, Gabinete Caligari, Golpes Bajos, Alaska y los Pegamoides o éste que os presento hoy: Parálisis Permanente.  

La historia de cada uno de estos grupos y personajes es muy distinta, algunos no duraron más que un par de años, pero todos fueron en su momento la novedad, lo último, el grito apasionado y chocante de unos jovencitos que querían cambiarlo todo porque no eran felices. Antecedentes de  modas, de tendencias y de tribus urbanas hoy conocidas como góticos, emos o siniestros, estos cantantes de la “movida” madrileña y gallega de los 80 bebieron directamente del cine de terror y de serie B, de las secuelas poéticas post-románticas, del rock más desgarrado y de  todo tipo de excesos nocturnos; y desarrollaron una notoria afición por lo oscuro y turbulento, por lo mórbido, por lo decadente y fantasmal que les dio entonces mucho atractivo y una innegable originalidad.  

Algo queda de  varios de ellos que hicieron larga carrera, como Gabinete Caligari, pero el caso de Parálisis Permanente fue muy distinto: en parte por la trágica muerte de Eduardo Benavente con sólo veinte años, en un absurdo -como todos- accidente de carretera, y en parte porque en realidad eran flor de un día. Sin embargo, su estrella truncada nos deja el recuerdo inmortal de su juventud maldita y su misterio intacto. Mirad el repertorio: impulsos suicidas y onanistas, ambiente claustrofóbico, síndrome de Diógenes, amores malgastados, una vida triste y solitaria, como la de tantos adolescentes que se encierran en su habitación desengañados del mundo.  

En el fondo, entre los hikikomori, esos jóvenes japoneses que viven encerrados en su cuarto y pegados al ordenador, los Neet (por sus siglas en inglés, Not in Employment, Education or Training) o la Generación Nini en español (la de los que no trabajan ni estudian) y Werther, el muchacho enamorado perdidamente de su amada Lotte que se suicida al no poder vivir con ella, no hay tanta diferencia. Esa actitud vital tan romántica, tan enfermiza y sensible, de desplazamiento y de insatisfacción con una existencia que mata los sueños, está en el fondo emocional de ambos.  

Os pongo el vídeo de Youtube subtitulado en Overstream para que podáis apreciar mejor la letra de la canción.  

Referencias:

El enigma de los jóvenes japoneses (los hikikomori), en el blog de Héctor Pavón. 

La atracción del abismo es el título de un ensayo de Rafael Argullol sobre el paisaje romántico.


Las jarchas

13 enero 2010

Poeta andalusí

Aquí tienes la presentación que utilizamos en clase sobre las jarchas:

Muy bien realizada está también la siguiente presentación en vídeo:

Y para acabar, te recomiendo consultar documentos tan interesantes como los siguientes:


“Donde habite el olvido” de Luis Cernuda

20 diciembre 2009

En parte como homenaje particular a la Generación del 27, según propuso Antonio Solano en su blog hace unos días, y en parte para mostrar un interesante ejemplo de intertextualidad, os traigo hoy un poema de Luis Cernuda que figura entre mis favoritos. Se llama Donde habite el olvido y toma su título, así como buena parte de su inspiración de una rima de Gustavo Adolfo Bécquer, lo que supone un reconocimiento explícito de la huella que el sevillano y postromántico  Bécquer dejó desde muy pronto y para siempre en el también sevillano Cernuda. El poema  es éste:

Donde habite el olvido

Donde habite el olvido,
En los vastos jardines sin aurora;
Donde yo sólo sea
Memoria de una piedra sepultada entre ortigas
Sobre la cual el viento escapa a sus insomnios.

Donde mi nombre deje
Al cuerpo que designa en brazos de los siglos,
Donde el deseo no exista.

En esa gran región donde el amor, ángel terrible,
No esconda como acero
En mi pecho su ala,
Sonriendo lleno de gracia aérea mientras crece el tormento.

Allí donde termine este afán que exige un dueño a imagen suya,
Sometiendo a otra vida su vida,
Sin más horizonte que otros ojos frente a frente.

Donde penas y dichas no sean más que nombres,
Cielo y tierra nativos en torno de un recuerdo;
Donde al fin quede libre sin saberlo yo mismo,
Disuelto en niebla, ausencia,
Ausencia leve como carne de niño.

Allá, allá lejos;
Donde habite el olvido.

Luis Cernuda (1902-1963)

¡Qué intensa expresión de dolor por no poder ser feliz, por no poder amar libremente, por no ser correspondido y sentir que el cuerpo te encadena a deseos inalcanzables que mueren sin goce posible, prohibidos, sin placer ni esperanza más allá de la niebla del olvido!

También podéis ver y escuchar el vídeo que han colgado en Youtube desde la página Poetas andaluces:

(Musicado y recitado por Javier Paxariño e incluido en el CD Poesía Necesaria, 2003)

Pero, sin duda, el poema no puede entenderse del todo sin conocer antes la famosa rima LXVI de Bécquer, que dice:

Rima LXVI

¿De dónde vengo?… El más horrible y áspero
de los senderos busca;
las huellas de unos pies ensangrentados
sobre la roca dura,
los despojos de un alma hecha jirones
en las zarzas agudas,
te dirán el camino
que conduce a mi cuna.

¿Adónde voy? El más sombrío y triste
de los páramos cruza,
valle de eternas nieves y de eternas
melancólicas brumas.

En donde esté una piedra solitaria
sin inscripción alguna,
donde habite el olvido,
allí estará mi tumba.

Gustavo Adolfo Bécquer (1836-1870)

Mucho más recientemente, el cantautor Joaquín Sabina aprovechó también el verso de Bécquer para titular una de sus canciones del álbum 19 días y 500 noches. Se llama justamente Donde habita el olvido, y aunque gira en torno a una intensa pero fugaz relación amorosa, como el resto de las canciones del disco, algo guarda del tono melancólico y desesperanzado de sus maestros. Creo que vale la pena conocerla. Podéis escucharla y ver un fotomontaje en Youtube: