Miguel de Cervantes

11 febrero 2012
Miguel de Cervantes

Miguel de Cervantes

Miguel de Cervantes y Saavedra (1547-1616) fue un autor menospreciado en vida por la mayoría de sus coetáneos. Apenas alcanzó la categoría de escritor menor, tardío, y sus obras fueron tenidas como “de poco vuelo” por los más influyentes críticos de entonces. Sin embargo, con el paso del tiempo, la figura y la obra de Cervantes han crecido a pasos agigantados y hemos llegado a entender el valor y la originalidad de toda su producción, especialmente la narrativa.

Cervantes llevó una vida aventurera y bastante desgraciada, llena de azares, accidentes y penurias, que sólo fue relativamente agradable en ocasiones, sobre todo en sus últimos años, cuando conoció cierta fama y se pudo dedicar a escribir sin demasiados apuros económicos.

Lector compulsivo y hombre culto e ingenioso, aunque sin la formación humanística y universitaria de otros intelectuales del Siglo de Oro, ejerció una mirada lúcida e irónica sobre la realidad, sin la acidez de Quevedo pero sí con el mismo fondo de amargura producto de saberse derrotado como persona y como ciudadano de un país que navegaba a la deriva desde finales del siglo XVI, en ese proceso que se ha dado en llamar la decadencia del Imperio Español.

Cervantes era un maestro de la pluma pero fue siempre por libre, de manera un tanto anárquica y autodidacta. Conocedor de los clásicos grecolatinos, hablante de italiano y de árabe, era capaz de retorcer el lenguaje al máximo, pero no llegó a los excesos de Góngora. Enamoradizo y apasionado del teatro, no tuvo, sin embargo, la fortuna amorosa de Lope ni su éxito en las tablas, puesto que llegó tarde a unos escenarios en que el Arte nuevo de hacer comedias ya arrasaba. Como tampoco tuvo la habilidad necesaria para medrar en la corte y no supo, o no pudo, pedir favores para ascender socialmente: ni cargos, ni licencia para emigrar a América -lo que era su sueño-, ni siquiera mercedes de poca monta con las que ir tirando.

Su matrimonio con Catalina de Salazar le dio una cierta estabilidad y le deparó días felices durante un tiempo, a la vez que iniciaba su carrera literaria, pero a la postre, apenas pudo lograr ayudas para editar su mejor obra: ni un miserable prólogo de amigos para el Quijote -que nadie le quiso escribir-, ni algo de dinero a cambio de una elogiosa dedicatoria. Afortunadamente, de todas estas miserias, envidias y rivalidades, Cervantes supo hacer burla y las aprovechó irónicamente, para componer una serie de obras que citaremos a continuación y, sobre todo, esa gran novela que es el Quijote, a la que dedicaremos la próxima entrada.

ESBOZO DE SU VIDA EN 7 EPISODIOS (Según la biografía breve de Jean Canavaggio)

1. Nace en Alcalá en 1547. Su padre es cirujano-barbero de poca fortuna, lo que le lleva a recorrer diversas ciudades de Castilla y Andalucía. Estudia con los jesuitas, después probablemente en Salamanca, y finalmente con el humanista López de Hoyos en Madrid.

2. Viaja a Italia en 1569, a resultas de un desafío, y entra al servicio del cardenal Acquaviva. Se hace soldado y participa en la batalla de Lepanto (Grecia, 1571) contra los turcos, donde es herido en el pecho y pierde la movilidad del brazo izquierdo. Convalece en Mesina (Sicilia), vuelve al servicio activo y se embarca rumbo a España en una galera.

3. Ya muy cerca de la costa catalana, la nave es atacada por los piratas norteafricanos y Cervantes es hecho prisionero y conducido a Argel, donde permanece cinco años. Intenta fugarse en varias ocasiones, por mar y por tierra, pero sin éxito. Curiosamente, no es ajusticiado y es respetado por el bajá de la ciudad. En 1580 es rescatado gracias al dinero recaudado por los frailes trinitarios.

4. Se instala en Madrid, desempeña diversos oficios y escribe sus primeras obras. Tiene una hija con la mujer de un cómico y acaba casándose por interés con Catalina Salazar, una jovencita de 19 años que le aporta una buena dote y con la que se establece en Toledo. Escribe para el teatro madrileño sin éxito.

5. Acuciado por deudas o quizá movido por la frustración de sus empresas literarias, acepta el cargo de comisario de trigo para la Armada Invencible y se traslada a Sevilla. En Andalucía es encarcelado en dos ocasiones, acusado de quedarse parte de lo recaudado.

6. Sale de prisión, sufre graves problemas económicos y en 1604 marcha a la corte, entonces sita en Valladolid por orden del nuevo rey Felipe III. Allí se ve envuelto en un nuevo proceso criminal: un caballero muere a las puertas de su casa y acusan del homicidio a sus hermanas ya su hija, a las que los vecinos acusan de llevar una “mala vida”.

7. En 1606 viaja de nuevo con la corte a Madrid y comienza su mejor época literaria. Publica mucho y gana dinero con sus obras. Finalmente, muere en 1616 y es enterrado en un convento de la ciudad.

En conclusión, como persona, Cervantes suele resultar simpático:  ha viajado y leído mucho, conoce bien todos los estratos sociales, es culto pero no arrogante, parece perseguido por la mala suerte y puede contar muchas “batallas” vitales (guerra, cárcel, adulterios, duelos, destierro…) Además, es un típico hombre de su tiempo que en su juventud, cultiva el ideal cortesano y compagina ser soldado y hombre de letras, defendiendo la idea imperial con Felipe II, mientras que en su madurez, se ve a si mismo infeliz con su vida personal y con su país, desengañado de todo y de todos, y sin embargo, no se rinde y es capaz de dar a la imprenta una obra en que el humor y la tristeza se dan la mano de manera armónica.

Además, como artista, Cervantes no se ve nunca atraído por el culto a la dificultad que predominará en el siglo XVII. Por eso, se le considera un ingenio característico de la transición al Barroco. Agudo e irónico, escéptico en política, practica un humor sutil, carente de rencor, y cultiva un estilo que bebe todavía directamente en las fuentes humanistas y tiene como ideales la claridad y la precisión y el deleitar aprovechando.

Como narrador, por último, aparece como cumbre de todas las líneas narrativas de la literatura renacentista: el cuento popular o folclórico, la novela pastoril, la novela de caballerías, la novela morisca, el dialogo lucianesco, la novela corta o italiana (relato breve, enmarcado, de tipo galante).

OBRAS DE CERVANTES

1. Poesía

Cultiva las dos vetas, la poesía italianizante y la tradicional, incluyendo también versos en su teatro y en su narrativa. Destaca en los romances y por su afición a la crítica de otros poetas, clásicos y contemporáneos, con elogios y denuestos a veces poco justificados. Consciente de su relativo talento en este ámbito, cedió gustoso los premios a otros autores.

Escribió tres poemas extensos: “El Canto de Calíope”, incluido en La Galatea, la “Epístola a Mateo Vázquez”, en tercetos, escrita durante su cautiverio, y el Viaje del Parnaso (1614) en que narra un viaje fingido a la residencia de las musas y expresa opiniones matizadas sobre famosos escritores, aparte de exponer sus ideas sobre el teatro. De todo lo citado, destaca sobre todo por sus sonetos satíricos, como el titulado “Al túmulo del Rey Felipe en Sevilla”, donde ridiculiza la figura del valentón o “miles gloriosus” plautino.

2. Teatro

La mayoría de lo escrito se perdió y no llegó a representarse nunca. Distinguió, a la manera renacentista, lo cómico y lo trágico, sin mezclarlo. Cultivó tres géneros principales:

a) tragedias como El cerco de Numancia, 1580?, obra de corte renacentista perteneciente a su primera época, en que respeta las reglas e intenta crear una tragedia clásica de tema español.

b) comedias de diversos tipos (de cautivos, de enredo, de santos, de capa y espada), entre las que destacan: La gran sultana, Los baños de Argel, El rufián dichoso y Pedro de Urdemalas. En principio, y por envidia, rechazó las innovaciones de Lope pero lo cierto es que igualmente siguió su magisterio.

c) entremeses de personajes y caracteres, más que de situaciones. Todos ellos incluyen sátira y cierta crítica social. Son lo mejor y más actual de su teatro. Divertidos y realistas. Destacan: El retablo de las maravillas, La guarda cuidadosa, El vizcaíno fingido, El viejo celoso, El juez de los divorcios y La cueva de Salamanca.

3.  Narrativa

a) Novelas cortas

1613, 12 relatos que llevan el título de Novelas ejemplares. Son “ejemplares” no tanto en un sentido moral sino artístico, pues Cervantes presume en el prólogo de haber sido el primero en novelar “a la italiana” en español (historias breves, imaginativas, con cierta intención didáctica y función de “espejo de la vida”, un poco al estilo de los cuentos del Decamerón).

Pueden dividirse en: novelas idealistas, entre las que destacan El amante liberal, Las dos doncellas, La española inglesa, La señora Cornelia y La fuerza de la sangre; y novelas realistas, como Rinconete y Cortadillo, El licenciado Vidriera, La gitanilla, El coloquio de los perros o La ilustre fregona. No obstante, hay elementos realistas en las primeras y viceversa.

La gitanilla, de Cervantes

La gitanilla, de Cervantes

b) Novelas largas:

1585, La Galatea, pastoril, a imitación de los Siete libros de la Diana del portugués Jorge de Montemayor.

1605-1615, Don Quijote de la Mancha, parodia de los libros de caballerías.

1617, Los trabajos de Persiles y Sigismunda, novela bizantina, de aventuras. Cervantes la juzgaba su mejor obra.

Anuncios